Una casa prefabricada es una vivienda completa que ha sido construida a partir de secciones que se elaboran con anterioridad en una fábrica, con altos estándares de calidad, y en la que los materiales cumplen con todos los cánones de seguridad necesarios. Es decir, la totalidad de la casa se construye en una fábrica antes de que se instale en un determinado terreno.

De esta forma, se reducen de forma significativa tanto los plazos de construcción y costes, así como el impacto medioambiental, ya que suelen ser fabricadas con materiales y procesos más sostenibles. Eso sí, siempre apoyándose sobre cimientos sólidos y sismo resistentes

Estas casas disponen de todos los ambientes necesarios para la comodidad del propietario, ofreciendo diseños versátiles e interiores iguales que los de una casa convencional. Sus diseños y material de construcción varían para que el futuro propietario pueda elegir la vivienda que más se ajuste a sus gustos y necesidades.

La demanda de este tipo de viviendas ha sufrido en los últimos años un importante empuje, debido a que son más baratas y a su agilidad en la construcción. Por ejemplo, una casa de 100 metros cuadrados puede llegar a estar lista en un par de meses.

Tipos de casas prefabricadas

La primera gran diferenciación la podemos hacer entre casas prefabricadas fijas o móviles.

Las casas prefabricadas móviles son aquellas que pueden ser transportadas y por lo tanto que han sido fabricadas con materiales más livianos, como la madera o el PVC. Además, son de una sola planta para poder ser fácilmente transportadas por carretera. Este tipo de casas son ideales para los propietarios que buscan un tipo de vida nómada, ya que allá donde vayan podrán llevar su propia casa.

Las casas prefabricadas fijas son las que necesitan cimientos para su instalación y anclaje al terreno. El coste de estas casas es más elevado que el de las móviles, y para su instalación se necesitan los mismos permisos y registros que para una casa convencional, teniendo que realizar las acometidas de agua y electricidad.

Existen diferentes tipos de casas prefabricadas, tanto fijas como móviles, en función del material con el que hayan sido construidas:

  • Casas prefabricadas de madera. Son las más demandadas por ser las más económicas. Son muy ligeras pero su mantenimiento exige que tengan que ser barnizadas o pintadas frecuentemente. Además, deben tener un tratamiento contra el fuego.

Si lo que queremos es cuidar el medioambiente, son la mejor opción, ya que la gran parte de las empresas que ofertan este tipo de casas presentan huella de carbono cero. Debido a que la madera es un material más ligero, se abaratan los costes en cimentación.

  • Casas prefabricadas de PVC. El PVC o policloruro de vinilo es un material muy ligero y resistente y un excelente aislante del frío y del calor. La construcción de una vivienda en PVC se basa en la colocación de planchas unidas unas con otras para dar forma a las paredes. Después de pintarse su aspecto es prácticamente igual al de cualquier vivienda convencional. Las columnas de PVC suelen ser huecas y se colocan fácilmente. Destaca su rápida instalación, ya que en cuestión de días, dependiendo del tamaño de la casa, se puede tener la vivienda operativa.
  • Casas prefabricadas de hormigón. Son las más duraderas y las más similares a las casas convencionales. Se construyen mediantes bloques compactos diseñados según los gustos y necesidades del propietario. Habitualmente se utiliza un tipo de hormigón armado que presenta una estructura de acero en su interior para ofrecer más resistencia. Además ofrecen también resistencia al fuego, un aspecto muy importante a tener en cuenta. Requieren de menor mantenimiento que las anteriores casas prefabricadas, ya que casi durante 60 años no precisaría de reparaciones.
  • Casas prefabricadas de acero. Suelen ofrecer un diseño más moderno, son más resistentes y a largo plazo demandan menos mantenimiento, el cual es además más económico. El acero permite una construcción rápida, liviana y con múltiples posibilidades de diseño. Se reduce el peso de la construcción abaratando los costes de la cimentación, aumentando su resistencia a los temblores sísmicos.

Ventajas de las casas prefabricadas

Las casas prefabricadas ofrecen múltiples ventajas, veamos a continuación algunas de las más significativas:

– Son económicas. Este tipo de casas es mucho más económica que una de tipo convencional. Las casas prefabricadas son de media, entre un 22% y un 34% más baratas que las procedentes de obra convencional.

– Son rápidas de construir. Como toda la estructura viene prefabricada, su tiempo de ejecución es mucho más rápido. El propietario podrá disfrutar de su nueva vivienda en menos de la mitad de tiempo que una casa tradicional.

– Casas personalizadas. No existe un sistema único de elaboración de casas prefabricadas, por lo que pueden ser personalizadas para cada cliente. Aunque el sistema de fabricación sea estandarizado, deja libertad al cliente para elegir acabados, formas y materiales.

– Son más ecológicas: Algunos de los materiales con los que han sido fabricadas, como la madera y el acero, ofrecen sostenibilidad y cuidado del medioambiente.

– Son fácilmente ampliables. Si al cabo del tiempo varían nuestras necesidades siempre podremos ampliar nuestra vivienda a un bajo coste y de forma rápida y sencilla.

– Eficiencia energética. Consumen menos energía que los inmuebles tradicionales. Muchas viviendas prefabricadas poseen capacidad para generar calor por sí mismas ya que mantienen temperaturas estables en su interior en torno a 12 y 15 grados en invierno.

Puntos débiles de las casas prefabricadas

Aunque el número de inconvenientes que presenta una vivienda prefabricada es mucho menor que el de ventajas, existen algunos que conviene tener en cuenta:

  • Financiación. La mayoría de estas casas no disponen de los créditos hipotecarios que tiene una vivienda convencional.
  • Mantenimiento: Las casas de madera y hormigón necesitan un tipo de mantenimiento especial.
  • Rechazo cultural. Todavía hay muchas personas que suelen asociar este tipo de vivienda a la población sin recursos.
  • Trámites y legislación. Las viviendas prefabricadas deben cumplir con el Código Técnico de la Edificación, como si de un inmueble convencional se tratara. Una particularidad que no distingue a estas construcciones de la obra tradicional.